En prisión preventiva a imputada por trata de personas con fines de prostitución en Copiapó

El magistrado Ubaldo Basoa Oviedo ordenó el ingreso de Báez Vera al Centro de Cumplimiento Penitenciario de Copiapó, por considerar que la libertad de la imputada constituye un peligro para la seguridad de la sociedad.

El Juzgado de Garantía de Copiapó dejó hoy –jueves 29 de abril– sujeta a la medida cautelar de prisión preventiva a Antonia Beatriz Báez Vera, imputada por el Ministerio Público como autora del delito reiterado de trata de personas con fines de prostitución. Ilícitos perpetrados desde 2019, en la ciudad.

En audiencia de formalización (causa rol 2.394-2021), el magistrado Ubaldo Basoa Oviedo ordenó el ingreso de Báez Vera al Centro de Cumplimiento Penitenciario de Copiapó, por considerar que la libertad de la imputada constituye un peligro para la seguridad de la sociedad y por peligro de fuga. Además, fijó en tres meses el plazo de investigación.

Según el ente persecutor, entre 2019 y 2021, la ciudadana paraguaya Antonia Beatriz Báez Vera promovió y facilitó la entrada al país de las víctimas, sus connacionales, L.K.J., S.N.C.S., M.M.E.G., L.M.B., M.E.H.E., S.S.D., C.M. y N.B.A.A., para que ejercieran la prostitución en la ciudad de Copiapó. Para ello, la imputada pagó los pasajes aéreos para que las víctimas viajaran a Chile, quienes señalaron en sus respectivos controles migratorios, como domicilio dos departamentos ubicados en calle Atacama de la ciudad, en los cuales prestaron los servicios sexuales o a domicilio, cuando los clientes así lo solicitaban.

Sin embargo, como informó el subprefecto Giordano Lanzarini (jefe de la Britrap Metropolitana), se estima que por la trama habrían pasado alrededor de treinta mujeres, todas provenientes de la misma zona de Paraguay. A todas les pagaba el viaje hasta Copiapó y luego les exigía el pago con prestaciones sexuales.

Las mujeres eran mantenidas en dos departamentos en esa ciudad de la Región de Atacama y, de acuerdo con los antecedentes policiales, eran vigiladas con cámaras de seguridad. Estas mujeres eran promovidas a través de páginas de internet. En ellas, según la información de la PDI, también se promovía la dueña del negocio.

Entre 18 y 24 años

Según el subprefecto Lanzarini, la investigación fue por los presuntos delitos de facilitación de la prostitución y trata de personas. “La mujer captaba a jóvenes de entre 18 y 24 años para trasladarlas desde Ciudad del Este. Cuando llegaban, ponía publicaciones en páginas de escorts. Y luego las instalaba en departamentos”, dijo.

El cálculo es que la operación existía desde hace siete años. “Logramos rescatar a seis víctimas. Pero establecimos que había vínculos con más de 30 jóvenes que venían de Paraguay”, añadió. “La detenida contaba con permanencia definitiva en el país, pero las víctimas ingresaban como turistas a Chile”, precisó.

Las víctimas tenían movimientos restringidos. No podían elegir a sus clientes ni tampoco los servicios que podían ofrecer. Todo eso estaba a cargo de la detenida.

Síguenos en Facebook

Compartir en Redes Sociales