Solo hay cuatro camas UCI disponibles en Atacama… «las consecuencias que enfrentamos por haber instalado un discurso triunfalista sobre vacunación en medio de la pandemia»

En forma consecutiva, estos últimos cinco días, nuestra comuna de Copiapó, ha presentado diariamente, más de cincuenta casos positivos de infectados, lo que traerá lo más probable como consecuencia, el que entremos en cuarentena y retrocedamos al Paso 1

Y esto no debe de extrañarnos, ya que el día viernes 02 de abril se registraron 73 casos, el sábado 03 hubo 50 casos, el domingo 04 se registraron 59 casos, el día lunes 05 hubo 57 casos positivos, y ayer martes 06 se informaron un total de 66 casos positivos de COVID-19.

En tanto, el día de ayer martes, el Intendente, Patricio Urquieta, informó que “tenemos 14.886 casos positivos confirmados que han sido informados por el Ministerio de Salud y acumulados hasta la fecha, de ellos se han recuperado 13.971 personas y permanecen activas 700 personas”

Urquieta insistió en que la situación de la región en general es muy frágil y de cuidado, y se refirió a la comuna de Copiapó: “hemos visto lamentablemente un alza sostenida en el número de casos nuevos detectados por día, que significa un empeoramiento en los factores sanitarios que son considerados a la hora de tomar una decisión más agresiva en cuanto a las restricciones a la libertad de desplazamiento de las personas, esto significa que eventualmente podríamos llegar a una situación de cuarentena”.

De acuerdo a la información entregada por la autoridad de salud, el sistema sanitario en nuestra región está técnicamente saturado, la movilidad viral es alta, se reportó que existen solamente cuatro camas de unidades de cuidado intensivo (UCI) y cuatro camas de unidades de tratamiento intensivo (UTI) disponibles en Atacama, por eso se necesita bajar la movilidad para detener la propagación. De lo contrario la comunidad médica se verá sobrepasada, la dramática lección que estamos aprendiendo es, que la campaña de inmunización exitosa no era suficiente para contener el avance de la pandemia.

Chile y Atacama en particular, enfrentan las consecuencias de haber instalado un discurso triunfalista y haber relajado las medidas sanitarias en medio de la segunda ola de la pandemia.

La sensación de que lo peor de la pandemia había pasado porque estaban llegando las dosis necesarias para vacunar a toda la población fue impulsada por el gobierno, cuyo ministro, Enrique Paris, se congratulaba a diario del impacto internacional que estaba causando la inmunización en Chile.

La transmisión del riesgo ha sido mala y los mensajes han sido irresponsablemente ambiguos. Por un lado, se nos dice que tenemos que estar confinados y por otro que lo estamos haciendo muy bien y que somos los mejores del mundo. Esto ha llevado a que la mayoría de las personas tiendan a minimizar las medidas de cuidado y eso nos tiene como nos tiene, a que se haya disparado la tasa de contagios en Copiapó, en la región y el país.

Cabe destacar que la tasa de mortalidad en Chile se disparó en los primeros dos meses de 2021 debido a la pandemia y alcanzó la peor cifra en 45 años. Datos de la cartera de Salud, revisados por el diario La Tercera, revelaron que en enero y febrero de este año hubo 21.114 muertos.

De acuerdo al reporte diario del Ministerio de Salud, hasta el día de ayer, en Atacama han fallecido 176 personas debido al Covid – 19.

Quizás, la única luz que nos da alguna esperanza, se centra en los resultados de la vacunación, el Intendente Patricio Urquieta indicó que ayer martes ya se había alcanzado la cifra de 101.821 personas vacunadas, “de las cuales 58.541 recibieron la aplicación de la segunda dosis, se encuentran con esquema completo, y representan el 42,1% de la población objetivo a vacunar en Atacama”.

Rene A. Funes Montaner

Síguenos en Facebook

Compartir en Redes Sociales