Flavia Torrealba, candidata a constituyente de FRVS: “Voy a pelear por la autonomía de las regiones y para que los derechos sean iguales para todos”

Profesora de historia con posgrado en ciencias políticas, Flavia Torrealba, se presenta como candidata a constituyente en Atacama por la Federación Regionalista Verde Social, activa e interesada en los cambios que el país está experimentando, espera poder aportar con su experiencia y enfoque a la redacción del nuevo texto fundamental. En conversación con Diario Chañarcillo, la candidata habló sobre sus propuestas y sobre que es para ella lo más central que debería incluir la nueva carta magna.

P: ¿Qué la motivó a presentar su candidatura?

R: “Siempre he estado vinculada al estudio y observación de los fenómenos políticos, llegué a la región siendo muy joven, y he visto como se han explotado nuestros recursos naturales mineros en particular, sin lograr avanzar en ninguna dirección, solo nos quedamos con los problemas medioambientales. Yo separo mucho lo que son las bases de un partido, con las estructuras partidarias de carácter nacional, porque no tienen que ver muchas veces las aspiraciones de las bases militantes con sus dirigencias, porque se conformó durante el gobierno de la concertación un duopolio político que se repartió el poder y para la gente no significó nada. Por eso levantamos un partido político, que es federado, después del estallido social, nuestro partido pequeño de 5 regiones, pasó a ser un partido nacional, porque las regiones vieron en este proyecto la esperanza de construir una estructura nueva para dar una respuesta política a los desafíos del presente y el futuro”.

P: ¿Cuál es la postura de FRVS respecto del proceso constituyente?

R: “Este estallido social nos hizo incrementar este partido, porque nosotros tenemos una respuesta a las preocupaciones ¿Cuáles son?, en primer lugar para nosotros, lo que se decide en las regiones es lo que se respeta, somos un partido regionalista, porque estamos cansados ya de que Chile se alimente de sus regiones, pero Chile parece que no son las regiones, es prácticamente como si hubiéramos cambiado al Rey de España por Santiago, porque se llevan, no sólo Santiago, sino que también los capitales extranjeros las riquezas de las regiones, especialmente de las zonas mineras dejando solo problemas ambientales. Las mismas preocupaciones que tenía Pedro León Gallo en 1859 son las mismas que tenemos hoy, eso no es posible pasados dos siglos. Nosotros defendemos los intereses de las regiones, somos un partido verde porque impulsamos las economías sustentables. Nos interesa mucho la iniciativa privada individual, que es lo que creemos que impulsa la vida de las comunidades, la economía, el empleo y además las pequeñas y medianas empresas no sólo tienen un significado económico, sino que también, tienen uno social, el pequeño empresario y la iniciativa de autoempleo, no solo conoce a su clientela, sino que además se preocupa de su red con la que interactúa”.

P: ¿Cuáles son sus principales propuestas y a su juicio los principales cambios que debe incluir la nueva constitución?

R: “De partida yo voy a defender la autonomía de las regiones, nosotros creemos que hace 15 años nos podíamos dar el lujo de hablar de descentralización, ahora ya no es la era de la descentralización, sino de la autonomía, por lo tanto hay que corregir todas estas trampas que pusieron con las reglas a los gobernadores regionales por ejemplo, donde van a tener un delegado presidencial que va a manejar más del 70% de los recursos, y lo que va a hacer el gobernador regional, es tener decisión sobre un presupuesto muy marginal, va a tener controles internos que van a hacer más dificultoso la gestión presupuestaria, porque creen que tenemos que estar tutelados, eso me parece una falta de respeto para las regiones, eso hay que corregirlo y nosotros vamos a ir a pelear para que así sea, tenemos que hacerlo junto a la comunidad, con una comunidad movilizada que entienda la problemática, por eso es importante que en la elección de constituyentes participe la mayor cantidad de gente posible”.

“Vamos a impulsar el tema del agua asociado al uso, que no solo vuelva a ser un bien nacional de uso público, sino que además que no genere propiedad sobre la entrega del agua de parte del Estado, hay que garantizar la vida humana, animal y vegetal, para cumplir con el objetivo de proteger no sólo los ecosistemas sino además la sustentabilidad del medioambiente en que se desenvuelve la actividad humana. Voy a pelear también porque la constitución sea feminista, lo que tiene implicancias significativas. Cuando el Estado dice “La familia es el núcleo de la sociedad”, está diciendo que el Estado le está delegando a las familias la responsabilidad de cuidar a los miembros de esas familias, nosotros reconocemos a la familia como un espacio donde la gente consigue bienestar, es una unidad. Pero el Estado le delega ese cuidado a una estructura que está construido para la desigualdad, entonces lo que debería ser un espacio de amor, protección y bienestar no lo es para todos los miembros, porque para las mujeres cuidadoras, que cuidan a los niños, a los adultos mayores, o de las personas en situación de discapacidad, no están en igualdad de condiciones, por ejemplo, por no poder acceder al mundo laboral”.

P: ¿Qué derechos incluiría usted al catálogo de los ya existentes en la constitución?

“Nosotros estamos en un enfoque más allá en ese sentido, efectivamente todavía las Naciones Unidas reconocen derechos de primera, segunda y tercera generación, para ir regulando el avance de los Estados. Garantizar la vida y el bienestar, los de primera generación, los de segunda más sofisticados, por lo tanto deberíamos estar en la etapa ya donde se pueda garantizar derechos como al bienestar, en Chile no están garantizados ni siquiera los derechos de primera generación, lo que la constitución garantiza es el acceso, por ejemplo a la educación, pero no que esta sea de calidad ni igual para todos y todas. Si pensamos en esa lógica no podemos pensar en derechos más avanzados si no tenemos garantizados los derechos de primera generación. Nosotros proponemos un sistema de derechos ecológico, donde todos los derechos son humanos, con este en el centro, donde si tu vulneras un derecho los vulneras completos, siendo que los derechos de las personas no son los mismos en las Condes que en Chañaral por ejemplo, como la gente de Vitacura tiene derecho a las áreas verdes por ejemplo y en Chañaral no hay, no podemos pensar como un Estado, en derechos que no significan lo mismo en un lado que en otro”.

Síguenos en Facebook

Compartir en Redes Sociales