¿Cuán cerca se está de una “catástrofe sanitaria” que impida elecciones de abril?

Ministro Enrique Paris señaló que salvo una “catástrofe”, se votará el 10 y el 11 de abril. Especialistas analizan sus dichos, aunque para algunos la “catástrofe” ya está o se acerca.

Siguen las dudas sobre la factibilidad de efectuar el fin de semana del sábado 10 y domingo 11 de abril las inéditas elecciones de alcaldes, concejales, convencionales constituyentes y gobernadores regionales debido a la pandemia de coronavirus.

Muchos son los que, desde la academia, los gremios especializados y los partidos políticos propician la suspensión de tales votaciones por la emergencia sanitaria.

Pero el Gobierno insiste en que la idea es no modificar el calendario electoral, que de por sí ya está muy apretado este año porque podría haber hasta cinco actos electorales.

La lista la integran las votaciones fijadas para tres fines de semana más; la eventual segunda vuelta de gobernadores del 9 de mayo; las primarias presidenciales y de parlamentarios del 4 de julio; las elecciones generales de Presidente, senadores, diputados y consejeros regionales del 21 de noviembre, y la posible segunda vuelta presidencial del 19 de diciembre.

El ministro de Salud, Enrique Paris, dijo el lunes que  su cartera “no tiene la potestad” para decidir si las  elecciones de abril se corren o no, y que eso lo deben determinar el Gobierno y el Congreso.

“Estamos muy preocupados de que se lleve a cabo el proceso democrático de la mejor forma posible, y es por eso que hemos preparado protocolos. A no ser que hubiese una catástrofe, por el momento se mantiene (la votación del siguiente mes) tal como está en la ley”.

¿Y qué puede ser una “catástrofe sanitaria” por el covid-19 que impida votar el 10 y 11 de abril? Eso es lo que quisimos definir con expertos, para que se prepare.

SISTEMA COLAPSADO

Rafael González, físico y analista de datos del Centro de Nanotecnología Aplicada de la Universidad Mayor, sostiene que “la catástrofe sanitaria ya la tenemos, pues todo el país está con ocupación a tope de camas reconvertidas. Las elecciones pueden ser seguras en relación al contagio, pero ahora en el sistema hospitalario no cabe una sola persona más por cualquier causa. Y eso no se dio para el Plebiscito del 25 de octubre de 2020, cuando había 1.900 camas UCI ocupadas pese a la sobreexigencia. El lunes pasado había un 70% más de pacientes en UCI en todo Chile que en la votación pasada”.   

SUMA DE VARIOS FACTORES

La doctora Marisa Torres, epidemióloga del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica, precisa que “una epidemia es un desastre natural, y una pandemia es una catástrofe. Lo que más podría tensionar al sistema de cara a las elecciones son el aumento de la demanda asistencial, la disminución de la oferta de servicios de salud y nuevas situaciones que lleven a priorizar otros problemas. Todos estos factores suman, y por eso las decisiones se toman evaluando el costo/beneficio de tal o cual medida”.

POSIBLE EMPEORAMIENTO

Claudio Olmos, de la Facultad de Medicina de la Universidad Andrés Bello, dice que “no es fácil escoger las palabras adecuadas, más aún con la exposición del ministro, pero de él se exige la mejor comunicación de riesgo posible.  Por los datos actuales, me pregunto qué parámetros consideraría él para hablar de una catástrofe, que ya estamos viviendo. Y hay miles de familias de enfermos y fallecidos que lo tienen más claro que el mismo doctor Enrique Paris. Las cosas pueden empeorar si no hay una restricción urgente de la movilidad a nivel nacional”.

INDICADORES EPIDEMIOLÓGICOS

Ignacio Silva, infectólogo de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago, explica que “no sé a qué se refiere el ministro con la palabra catástrofe, pues las medidas deben ser tomadas en base  a la salud pública y los indicadores epidemiológicos, como la circulación viral, las tasas de positividad del PCR y de incidencia, la trazabilidad y el uso de camas críticas. Si la mayoría del país está en cuarentena, un comité de expertos debe evaluar si es conveniente o no efectuar las votaciones. Asumo que hablar de catástrofe fue un eufemismo del ministro”.

Síguenos en Facebook

Compartir en Redes Sociales