Con fuerzas de orden, sellos en ventanas y en una sala con llave: Así se custodiarán los votos la noche del 10 de abril

Según el instructivo publicado hoy en el Diario Oficial, solo podrán permanecer en el local de votación los apoderados designados, un asistente del delegado de la Junta Electoral y un representante del Servel. Las urnas saldrán de su custodia a las 7:30 AM del domingo.

La tarde del sábado

El presidente y los vocales de mesa deberán levantar un «acta de suspensión» en triplicado, donde se detallará el número de la mesa, la circunscripción electoral, la comuna, los nombres y RUN de cada uno de los vocales, la hora efectiva de la suspensión de votación, la cantidad de elector que emitió su sufrafio, la cantidad de colillas de cada tipo de voto, los votos no utilizados por cada categoría y el número de sellos de seguridad que serán utilizados para cada urna y caja de útiles electorales.

Los sellos son uno de los puntos clave de la estrategia: las urnas se sellarán con una huincha engomada por el contorno, para obstruir la ranura por donde se introducen los votos, así como los costados por donde se abre. Además, se utilizarán dos sellos de seguridad específicamente ideados para este fin, que estarán numerados y deberán ser firmados por los vocales.

También se sellará la caja donde se van a guardar el padrón de electores, los votos no usados y todos los útiles electorales. Tanto el receptáculo de los útiles como la urna deben tener de forma visible el número de la mesa que la identifica. Los vocales deberán firmar el acta de suspensión, documento donde también podrán poner su rúbrica los apoderados que así lo deseen.

Luego, las urnas y cajas selladas deben ser entregadas por los presidentes y comisarios de las mesas al delegado de la Junta Electoral. El acta también contará con su firma como señal de recepción de los votos y las copias del documento quedarán una en manos del delegado, otra en poder del presidente y la tercera en el del comisario, quienes deberán llevarlas al local de votación el día siguiente.

El último paso en la suspensión de la votación es la emisión de un informe consolidado por parte del delegado de la Junta Electoral, donde se explicite la cantidad de electores que votaron en esa jornada según la información contenida en las actas. El documento será entregado a un representante del Servicio Electoral, denominado Personal de Enlace del Servel, quien estará apostado en el local para procesar la información y atestiguar la correcta custodia de los sufragios.

El último paso en la suspensión de la votación es la emisión de un informe consolidado por parte del delegado de la Junta Electoral, donde se explicite la cantidad de electores que votaron en esa jornada según la información contenida en las actas. El documento será entregado a un representante del Servicio Electoral, denominado Personal de Enlace del Servel, quien estará apostado en el local para procesar la información y atestiguar la correcta custodia de los sufragios.

La noche

Realizada la documentación correspondiente, será tarea del delegado de la Junta Electoral guardar las urnas y cajas de útiles que le entregue cada mesa receptora en una sala del local de votación, de preferencia las que «reúnan el mejor grado de seguridad y control para su acceso». Los recintos deben tener llave y dentro de ellos se acumularán las urnas y cajas agrupadas por mesa. De no caber en una sola sala, se podrán utilizar dos.

La sala de custodia se cerrará con llave y se sellará en puertas y ventanas con los sellos especiales dispuestos por el Servel. Ninguna persona podrá permanecer al interior de la sala y las llaves quedarán en poder del delegado hasta el día siguiente. La sala será custodiada en el exterior por «fuerzas encargadas del orden», las que deben controlar e impedir el acceso de cualquier persona.

En el local de votación —pero fuera de la sala— solo podrán quedarse un apoderado general del local, otro designado por cada partido político, otro por las listas de candidatos independientes y otro de candidatos fuera de lista o de pacto. El objetivo es que puedan cerciorarse de que ninguna persona ingrese a la sala durante la custodia.

También permanecerá en el local un asistente del delegado de la Junta Electoral, quien debe llevar un registro de todos los apoderados que se queden en el lugar, especificando las horas de ingreso y retiro. También será su responsabilidad consignar cualquier incidente que se produzca en el recinto. Esta labor será remunerada como un día trabajado para los efectos del bono establecido por ley.

La última persona que debe permanecer en el local es el Personal de Enlace del Servel, que deberá presenciar la entrega de las urnas, el cierre y sellado de las salas de custodia y supervisar el proceso durante la custodia.

La mañana del domingo

A las 07:30 horas del 11 de abril, el delegado debe abrir la sala de custodia y dejar constancia escrita del estado de los sellos y de cualquier anormalidad que pueda detectar o de las que le pueda informar el asistente. El funcionario del Servel debe fotografiar los sellos de la sala antes de su apertura.

También se deberá fotografiar las urnas y cajas de útiles que presenten alguna anormalidad, para dejar un acta respecto a cualquier anomalía que se le hará llegar al Servel cuando termine el proceso.

Las urnas serán entregadas a los vocales de mesa por el delegado contra presentación de las copias de las actas de suspensión firmadas el día anterior y que ellos mantuvieron en su poder. En el caso de que ninguno de los vocales retornara ese día, se desinarán nuevos vocales conforme al procedimiento legal y se les hará entrega a ellos de las urnas para que se reanude el proceso de votación.

Fuente: Emol.com

Síguenos en Facebook

Compartir en Redes Sociales