Arackar Licanantay, un dinosaurio único que habitó en Atacama

El Arackar licanantay (nombre que significa “osamentas atacameñas” en lengua kunza), habitó en lo que hoy es la región de Atacama, durante la parte final del periodo Cretácico, es decir entre unos 80 a 66 millones de años atrás. Tenía unos 6.3 metros de longitud total estimada, lo que significa que habría correspondido una especie de menor tamaño con relación a muchos titanosaurios. El ejemplar hallado en el norte de nuestro país corresponde a un subadulto, y su esqueleto consta de un fémur, un húmero, isquion y elementos vertebrales del cuello y dorso.

El análisis de los restos encontrados reveló varias características únicas, en especial aquellas de sus vértebras dorsales. Estas singularidades permiten diferenciarlo de otros animales del mismo grupo e identificarlo como una nueva especie. David Rubilar, jefe del Área de Paleontología del Museo Nacional de Historia Natural, recalca la trascendencia del hallazgo pues el Arackar licanantay “corresponde al tercer dinosaurio no aviar descrito y reconocida para Chile, después de Atacamatitan chilensis y Chilesaurus diegosuarezi, lo que constituye un hito relevante para el patrimonio paleontológico chileno. Además, el grupo de los titanosaurios es muy amplio y diverso, con reiterados hallazgos en lo que hoy es Argentina y Brasil, sin embargo, es mucho menos frecuente encontrarlos en este lado de la cordillera, hay muy pocos registros de titanosaurios en nuestro territorio, lo que hace del Arackar licanantay un hallazgo muy valioso.”

Otra particularidad de este nuevo dinosaurio chileno tiene relación con la disposición de sus extremidades, detalla Alexander Vargas, director de la Red Paleontológica de la Universidad de Chile y académico de la Facultad de Ciencias de este plantel. “Una característica de muchos titanosaurios es que sus piernas estaban en un ángulo abierto. Nuestro dinosaurio no tiene ese ángulo, es bastante recto en comparación al fémur de otros titanosaurios. Se conocen otros titanosaurios así, pero no es lo más común. Uno de ellos es el Rapetosaurus, de Madagascar, y otro es el Atacamatitan de la Región de Antofagasta, el primer dinosaurio chileno. Sería interesante explorar por qué justo los dos titanosaurios chilenos son así, podría haber alguna relación entre ellos o alguna particularidad biogeográfica”.

Los restos fósiles del Arackar licanantay, que son conservados en dependencias del Sernageomin, estarán en exhibición en el Salón Central del Museo Nacional de Historia Natural y podrán ser vistos por quienes visiten el museo. Dado el contexto sanitario, quienes deseen visitar el espacio deberán reservar previamente en la web de la institución, http://reservavisitas.mnhn.cl.

Síguenos en Facebook

Compartir en Redes Sociales