Nuevo Instituto de Propiedad Intelectual

Por YESENIA C. SEPÚLVEDA OYARCE

E Derecho USS – Magister en Derecho Tributario UDP – Contador Público y Auditor UGM

En estos momentos complejos que vive nuestra economía, debido a esta lamentable pandemia y a la crisis institucional existente, se hace fundamental reactivar la pequeña y mediana empresa, que es el motor fundamental de la generación de empleos en el país.

Para esto se necesita un plan de política tributaria estable y, además, una intensa educación y difusión de la Propiedad Industrial e Intelectual por parte de los organismos competentes del estado, entre esto el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, las SEREMI Regionales, el Instituto Nacional de Propiedad Industrial, el Departamento de Derechos Intelectuales.

La globalización nos lleva a ser propietarios o dueños de activos intangibles que quizás los tenemos al otro lado del planeta, como es el caso de muchos inversionistas asiáticos que vemos por nuestras ciudades, cada día más apreciados o quizás no, ellos nos llevan a pensar con una economía de inversión y desarrollo regionales inyectado capitales extranjeros o con una masiva perdida de nuestra identidad económica nacional.

Siguiendo esta misma línea argumentativa, el Tribunal Constitucional declaró conforme a la Constitución el Proyecto de Ley que modifica la Ley Nº 19.039 sobre Propiedad Industrial y además, la Ley Nº 20.254 que crea el Instituto Nacional de Propiedad Industrial. Por ende, esta nueva normativa será promulgada y publicada en el Diario Oficial y, empezará a regir una vez que se publique el Reglamento de La Ley.

Entre las principales modificaciones presentes esta nueva Ley es la que se realiza a la institución de las marcas comerciales.

¿Pero que es una marca comercial?

Las marcas comerciales ya eran utilizadas en la civilización China, Griega y en el Imperio Romano, para indicar la procedencia de las mercaderías y de los productos colocados sobre los objetos fabricados en serie, como también, en las ánforas para mencionar el origen del vino o del aceite que contenían.

La Ley 19.039 sobre Propiedad Industrial la define de la siguiente manera:

“Bajo la denominación de marca comercial, se comprende todo signo que sea susceptible de representación gráfica capaz de distinguir en el mercado productos, servicios o establecimientos industriales o comerciales. Tales signos podrán consistir en palabras, incluidos los nombres de personas, letras, números, elementos figurativos tales como imágenes, gráficos, símbolos, combinaciones de colores, sonidos, así́ como también, cualquier combinación de estos signos. Cuando los signos no sean intrínsecamente distintivos, podrá́ concederse el registro si han adquirido distintividad por medio del uso en el mercado nacional.

Podrán también inscribirse las frases de propaganda o publicitarias, siempre que vayan unidas o adscritas a una marca registrada del producto, servicio o establecimiento comercial o industrial para el cual se vayan a utilizar.

La naturaleza del producto o servicio al que la marca ha de aplicarse no será́ en ningún caso obstáculo para el registro de la marca”.

¿Que se modifica en esta nueva Ley de Propiedad Industrial con respecto a las marcas comerciales?

 Se incorpora nuevas marcas, entre estas las tridimensionales y olfativas. Además, se crea la institución de caducidad de marcas comerciales, por falta de uso.

La nueva Ley entrega la posibilidad de demandar para cancelar el registro de una marca cuando luego de cinco años desde el registro, la marca no haya sido utilizada real y efectivamente, dentro del territorio nacional.

Finalmente, se aumentan las penas para el tipo de delito de falsificación marcaria.

Si eres emprendedor registra tu marca, tu invento, tu innovación, tus ideas, tus sueños.

Síguenos en Facebook

Compartir en Redes Sociales