A 30 Años de Histórico y Emotivo Discurso del Presidente Patricio Aylwin A. Justicia y Verdad

“…en mi calidad de Presidente de la República, a asumir la representación de la nación entera para, en su nombre, pedir perdón a los familiares de las víctimas”

Discurso de Patricio Aylwin Azócar al dar a conocer a la ciudadanía el informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación

Santiago, 4 de marzo de 1991

                                                                                                                                           Compatriotas:

Esta noche me dirijo a ustedes para tratar un tema doloroso que aún divide a los chilenos: el de las violaciones a los derechos humanos cometidas en los últimos años…

He solicitado a los integrantes de la Comisión…emitieran en conciencia un informe sobre las más graves violaciones a los derechos humanos cometidas en el país entre el 11 de septiembre de 1973 y el 11 de marzo de 1990.

Expresamente precisamos que, para estos efectos, se entendería por graves violaciones «las situaciones de detenidos desaparecidos, ejecutados y torturados con resultado de muerte, en que aparezca comprometida la responsabilidad moral del Estado por actos de sus agentes o de personas a su servicio, como asimismo los secuestros y los atentados contra la vida de personas cometidos por particulares bajo pretextos políticos.

Permítanme ahora compartir con ustedes algunas reflexiones que golpean mi conciencia de ser humano, de chileno y de Presidente de la República, a raíz de la lectura del Informe y de los intercambios de opiniones que he tenido a su respecto con personas representativas de diversos sectores de nuestra patria.

Por eso es que yo me atrevo, en mi calidad de Presidente de la República, a asumir la representación de la nación entera para, en su nombre, pedir a los familiares de las víctimas.  

        ¡Nos interpretó, dio una muestra de coherencia y consecuencia, nos llenó de orgullo y nos interpeló por la búsqueda de Justicia y Verdad!!!

Era recién el primer año de Democracia, con Pinochet impuesto como Comandante en Jefe del Ejército, »’Inamovible»’ y con el Consejo de Seguridad Nacional en pleno ejercicio. (Consejo Nacional de Seguridad, Cosena)

En la reunión convocada en La Moneda participaron además de Aylwin y Pinochet, el presidente del Senado, Gabriel Valdés; el entonces presidente de la Corte Suprema, Luis Maldonado; el Almirante Jorge Martínez Busch, comandante en Jefe de la Armada; el general Fernando Matthei, comandante en Jefe de la Fuerza Aérea; Rodolfo Stange, general director de Carabineros; el contralor Osvaldo Iturriaga Ruiz y los ministros Belisario Velasco (Interior), Enrique Silva Cimma (Relaciones Exteriores), Patricio Rojas (Defensa), Carlos Ominami (Economía) y el ministro de Hacienda, Alejandro Foxley.

Pinochet y su reacción ante el Informe Rettig: «El Ejército no ve razón alguna para pedir perdón»

El entonces comandante en Jefe del Ejército, Augusto Pinochet, desconoció el valor “histórico” y “jurídico” del informe de la Comisión de Verdad y Reconciliación, así como aseguró que el Ejército no cometió apremios ilegítimos durante su mandato.

“El Ejército de Chile declara solemnemente que no aceptará ser situado ante la ciudadanía en el banquillo de los acusados, por haber salvado la libertad y la soberanía de la Patria”

Síguenos en Facebook

Compartir en Redes Sociales